El orgasmo es ampliamente considerado como la cúspide de la excitación sexual. Es un sentimiento y sensación poderosa de placer físico que incluye una descarga de tensión erótica acumulada.

Sin embargo, en general, no se sabe mucho sobre el orgasmo y las teorías sobre su naturaleza han cambiado drásticamente desde el siglo pasado. Por ejemplo, los expertos en atención médica se han interesado en el orgasmo desde hace relativamente poco tiempo, y muchos médicos en la década de 1970 afirmaron que era normal que las mujeres no los experimentaran.

En este artículo, explicaremos qué es un orgasmo en los hombres y en las mujeres, por qué pasa y explicaremos algunos conceptos erróneos comunes.

Datos rápidos sobre los orgasmos

  • Los orgasmos tienen múltiples beneficios potenciales para la salud debido a las hormonas y otros químicos que el cuerpo libera durante este proceso.
  • Los orgasmos no ocurren solo durante la estimulación sexual.
  • Personas de todos los géneros pueden experimentar trastornos orgásmicos.
  • Un estimado de 1 de cada 3 hombres han experimentado eyaculación precoz.
  • Las personas trans pueden tener orgasmos después de una cirugía de reasignación de género.
  • Los profesionales médicos y profesionales en salud mental describen los orgasmos de manera diferente.

Los orgasmos pueden definirse de distinta manera usando diferentes criterios. Los profesionales médicos han usado los cambios fisiológicos del cuerpo como base para una definición, mientras los psicólogos y profesionales de la salud mental han utilizado los cambios emocionales y cognitivos. No existe actualmente una explicación única y general del orgasmo.

Investigación influyente

Couple holding hands in bed during sexShare on Pinterest

El comportamiento sexual del hombre (1948) y El comportamiento sexual de la mujer (1953) de Alfred Kinsey buscó construir "un cuerpo objetivo de hechos y sexo", mediante el uso de entrevistas profundas, desafiando las opiniones actuales sobre el sexo.

El espíritu de este proyecto fue tomado por William H. Masters y Virginia Johnson en su trabajo, Respuesta sexual humana (1986), un estudio observacional de los efectos fisiológicos de varios actos sexuales en tiempo real. Esta investigación logró que se estableciera la sexología como una disciplina científica y sigue siendo una parte importante de las teorías de los orgasmos actuales.

Modelos de orgasmo

Los investigadores del sexo han definido orgasmos dentro de modelos de respuesta sexual por etapas. Aunque el proceso del orgasmo puede ser muy diferente entre individuos, se han identificado muchos cambios fisiológicos que tienden a ocurrir en la mayoría de los casos.

Los siguientes modelos son patrones que se han encontrado en todas las formas de respuesta sexual y no se limitan únicamente al coito pene-vaginal.

Modelo de cuatro fases de Master y Johnson:

  1. excitación
  2. meseta
  3. orgasmo
  4. resolución

Modelo de tres etapas de Kaplan:

El modelo de Kaplan difiere de la mayoría de los otros modelos de respuesta sexual, ya que incluye el deseo: la mayoría de los modelos tienden a evitar incluir cambios no genitales. También es importante tener en cuenta que no toda actividad sexual está precedida por el deseo.

  1. deseo
  2. excitación
  3. orgasmo

Beneficios potenciales del orgasmo para la salud

Nurse holding prostate modelShare on Pinterest
El orgasmo masculino puede proteger del cáncer de próstata.

Un estudio de cohorte publicado en 1997 sugirió que el riesgo de mortalidad era considerablemente menor en hombres con alta frecuencia de orgasmos que en aquellos con baja frecuencia.

Esto es contrario a la opinión en muchas culturas de todo el mundo de que el placer del orgasmo está "asegurado a costa del vigor y el bienestar".

Hay algunas evidencias de que la eyaculación frecuente puede reducir el riesgo de cáncer de próstata. Un equipo de investigadores descubrió que el riesgo de cáncer de próstata era 20% más bajo en hombres que eyaculaban por lo menos 21 veces al mes, comparado con hombres que eyaculaban solo de 4 a 7 veces al mes.

Se han identificado varias hormonas que se liberan durante el orgasmo, como la oxitocina y la DHEA; algunos estudios sugieren que estas hormonas podrían tener cualidades protectoras contra el cáncer y las enfermedades del corazón. También se ha encontrado que la oxitocina y otras endorfinas liberadas durante el orgasmo masculino y femenino funcionan como relajantes.

Como era de esperar, dado que los expertos aún no han llegado a un consenso con respecto a la definición de un orgasmo, existen múltiples formas diferentes de categorizarlos.

El psicoanalista Sigmund Freud distinguió los orgasmos femeninos como orgasmos de clítoris en mujeres jóvenes e inmaduras y vaginales en aquellas con una respuesta sexual saludable. Por otro lado, la investigadora sexual Betty Dodson ha definido al menos nueve formas diferentes de orgasmo, sesgadas hacia la estimulación genital, según su investigación. Aquí hay una lista de ellas:

  • Orgasmos combinados o mezclados: una variedad de diferentes experiencias orgásmicas mezcladas.
  • Orgasmos múltiples: una serie de orgasmos, en lugar de uno, en un periodo corto de tiempo.
  • Orgasmos de presión: orgasmos que surgen de la estimulación indirecta de la presión aplicada. Una forma de auto estimulación que es más común en los niños.
  • Orgasmos de relajación: orgasmo derivado de una relajación profunda durante la estimulación sexual.
  • Orgasmos de tensión: una forma común de orgasmo de estimulación directa, a menudo cuando el cuerpo y los músculos están tensos.

Hay otras formas de orgasmo que Freud y Dodson en gran medida descartan, pero muchos otros han descrito. Por ejemplo:

  • Orgasmos de fantasía: orgasmos resultantes solo de la estimulación mental a solas.
  • Orgasmos del punto G: orgasmos resultantes de la estimulación de una zona erótica durante el coito penetrante, que se sienten de forma muy distinta a los orgasmos con otros tipos de estimulación.

La siguiente descripción del proceso fisiológico del orgasmo femenino en los genitales usará el modelo de cuatro fases de Master y Johnson.

Excitación

Cuando una mujer es estimulada física o psicológicamente, los vasos sanguíneos dentro de sus genitales se dilatan. El aumento del suministro de sangre hace que la vulva se hinche y que los fluidos pasen a través de las paredes vaginales, haciendo que la vulva también se humedezca. Internamente, la parte superior de la vagina se expande.

La frecuencia cardíaca y la respiración se aceleran y la presión arterial aumenta. La dilatación de los vasos sanguíneos puede hacer que la mujer parezca sonrojada, particularmente en el cuello y el pecho.

Meseta

A medida que la sangre fluye, el introito o entrada de la vagina, alcanza su límite y se vuelve firme. Los senos pueden aumentar de tamaño hasta en un 25% y el aumento del flujo sanguíneo hacia la areola, el área que rodea el pezón, hace que los pezones parezcan menos erectos. El clítoris se va hacia atrás contra el hueso púbico, aparentemente desapareciendo.

Orgasmo

Los músculos genitales, incluyendo el útero y el introito, experimentan contracciones rítmicas alrededor de cada 0.8 segundos. El orgasmo femenino comúnmente dura más que el masculino en un promedio de 13-51 segundos.

A diferencia de los hombres, la mayoría de mujeres no tienen un período refractario (de recuperación) y, por lo tanto, pueden tener orgasmos adicionales si se las estimula nuevamente.

Resolución

El cuerpo vuelve gradualmente a su estado anterior, reduce la hinchazón y el pulso y la respiración disminuyen.

La siguiente descripción del proceso fisiológico del orgasmo masculino en los genitales usa el modelo de cuatro fases de Master y Johnson.

Excitación

Cuando un hombre es estimulado física o psicológicamente, obtiene una erección. La sangre fluye hacia el cuerpo cavernoso, el tejido esponjoso que se extiende a lo largo del pene, haciendo que el pene crezca en tamaño y se vuelva rígido. Los testículos se estiran hacia el cuerpo a medida que el escroto se tensa.

Meseta

A medida que los vasos sanguíneos dentro y alrededor del pene se llenan de sangre, el glande y los testículos aumentan de tamaño. Además, los músculos de los muslos y los glúteos se tensan, la presión sanguínea aumenta, el pulso se acelera y la frecuencia respiratoria aumenta.

Orgasmo

El semen, una mezcla de esperma (5%) y fluido (95%), es forzado hacia la uretra por una serie de contracciones en los músculos del piso pélvico, la próstata, las vesículas seminales y los conductos deferentes.

Las contracciones en los músculos del piso pélvico y la glándula prostática también hacen que el semen sea expulsado del pene en un proceso llamado eyaculación. El orgasmo masculino promedio dura de 10 a 30 segundos.

Resolución

El hombre ahora entra en una fase de recuperación temporal donde no es posible tener más orgasmos. Esto se conoce como el período refractario y su duración varía en cada persona. Puede durar desde unos pocos minutos hasta algunos días y este período generalmente se prolonga a medida que el hombre envejece.

Durante esta fase, el pene y los testículos del hombre vuelven a su tamaño original. La frecuencia respiratoria será fuerte y rápida y el pulso será rápido.

Comúnmente, se sostiene que los orgasmos son una experiencia sexual, que se suele experimentar como parte de un ciclo de respuesta sexual. A menudo, ocurren después de la estimulación continua de zonas erógenas, como los genitales, el ano, los pezones y el perineo.

Fisiológicamente, los orgasmos ocurren después de dos respuestas básicas a la estimulación continua:

  • Vasocongestión: el proceso mediante el cual los tejidos del cuerpo se llenan de sangre y, como resultado, se hinchan.
  • Miotonía: el proceso mediante el cual los músculos se tensan, incluyendo tanto la flexión voluntaria como la contracción involuntaria.

Ha habido otros informes de personas que experimentan sensaciones orgásmicas al iniciar con medicina epiléptica y personas con los pies amputados que sienten orgasmos en el espacio donde alguna vez estuvieron sus pies. Las personas paralizadas de la cintura para abajo también han podido tener orgasmos, lo que sugiere que es el sistema nervioso central y no los genitales lo que es clave para experimentar orgasmos.

Varios trastornos están asociados con los orgasmos; pueden provocar angustia, frustración y sentimientos de vergüenza, tanto para la persona que experimenta los síntomas como para su pareja.

Aunque los orgasmos se consideran iguales en todos los géneros, los profesionales de la salud tienden a describir los trastornos del orgasmo en términos de género.

Trastornos del orgasmo femenino

Los trastornos del orgasmo femenino se centran en la ausencia o retraso significativo del orgasmo después de recibir suficiente estimulación.

La ausencia de orgasmos también se conoce como anorgasmia. Este término puede dividirse en anorgasmia primaria, cuando una mujer nunca ha experimentado un orgasmo y anorgasmia secundaria, cuando una mujer que previamente experimentó orgasmos ya no los tiene. Esta afección puede limitarse a ciertas situaciones o presentarse de forma general.

El trastorno del orgasmo femenino puede ocurrir como resultado de causas físicas como problemas ginecológicos o el uso de ciertos medicamentos, como también de causas psicológicas como ansiedad o depresión.

Trastornos del orgasmo masculino

También conocido como orgasmo masculino inhibido, el trastorno implica un retraso persistente y recurrente o la ausencia del orgasmo después recibir suficiente estimulación.

El trastorno del orgasmo masculino puede ser una afección de por vida o una que se adquiere después de un período de funcionamiento sexual regular. Esta afección puede limitarse a ciertas situaciones o presentarse de forma general. Puede ocurrir como resultado de otras afecciones físicas como enfermedad cardíaca, causas psicológicas como la ansiedad o por el uso de ciertos medicamentos como los antidepresivos.

Eyaculación precoz

La eyaculación en los hombres está estrechamente asociada con un orgasmo. La eyaculación precoz es una queja sexual común en la cual un hombre eyacula (y generalmente tiene orgasmos) dentro de 1 minuto de la penetración, incluido el momento de la penetración.

Es probable que la eyaculación precoz sea causada por una combinación de factores psicológicos como la culpa o la ansiedad y factores biológicos como los niveles hormonales o el daño nervioso.

Share on Pinterest
Una relación feliz está basada en algo más que el orgasmo.

La gran importancia que la sociedad otorga al sexo, combinada con nuestro conocimiento incompleto del orgasmo, ha llevado a una serie de conceptos erróneos comunes.

La cultura sexual ha colocado el orgasmo en un pedestal, a menudo considerándolo como el único objetivo para los encuentros sexuales.

Sin embargo, los orgasmos no son tan simples y comunes como sugerirían muchas personas.

Se estima que alrededor del 10% al 15% de las mujeres nunca han tenido un orgasmo. En los hombres, hasta 1 de cada 3 informa haber experimentado eyaculación precoz en algún momento de sus vidas.

La investigación ha demostrado que los orgasmos tampoco se consideran ampliamente como el aspecto más importante de la experiencia sexual. Un estudio informó que muchas mujeres encuentran que sus experiencias sexuales más satisfactorias implican un sentimiento de estar conectadas con otra persona, en lugar de basar su satisfacción únicamente en el orgasmo.

Otro concepto erróneo es que la estimulación pene-vaginal es la forma principal para que hombres y mujeres logren un orgasmo. Si bien esto puede ser cierto para muchos hombres y algunas mujeres, muchas más mujeres experimentan orgasmos después de la estimulación del clítoris.

Un análisis exhaustivo de 33 estudios a lo largo de 80 años encontró que durante las relaciones sexuales vaginales solo el 25% de las mujeres experimentan un orgasmo de manera constante, aproximadamente la mitad a veces tienen un orgasmo, el 20% rara vez o nunca tienen orgasmos y aproximadamente el 5% nunca los tienen.

De hecho, los orgasmos no necesariamente tienen que involucrar a los genitales en absoluto, ni tienen que estar asociados con los deseos sexuales, como lo demuestran los ejemplos de orgasmos inducidos por el ejercicio.

Otro concepto erróneo común es que las personas transgénero no pueden llegar al orgasmo después de la cirugía de reasignación de género.

Un estudio de 2005 en personas transgénero que se habían sometido a una cirugía de reasignación de sexo descubrió que todos los hombres transgénero y el 85% de las mujeres transgénero pudieron llegar al orgasmo.

Otro estudio en 2014 mostró que el 82.4% de las mujeres transgénero que participaron podían llegar al clímax después de la cirugía. 55.8% de los que informaron tenerlos experimentaron orgasmos más intensos después del procedimiento.

El viaje al orgasmo es una experiencia muy individual que no tiene una definición singular que lo abarque todo. En muchos casos, los expertos recomiendan evitar la comparación con otras personas o conceptos preexistentes de lo que debería ser un orgasmo.

Leer el artículo en Inglés.